8 datos escalofriantes después de 8 años de guerra en Siria

¿Te imaginas que en tus primeros ocho años de vida solo hubieras podido vivir en un país en guerra? ¿O que hubieras tenido que abandonar tu hogar junto a más de la mitad de la población de tu país? Esto es hoy Siria, un infierno para quienes todavía continúan huyendo y para quienes no pueden ni huir.

El 15 de marzo de 2011 está reconocido oficialmente como el inicio de la guerra en Siria, una de las más cruentas e inhumanas desde la II Guerra Mundial. Desde entonces, el contador de muertes violentas, personas desplazadas internamente, refugiadas en otros países, desapariciones forzosas y violaciones indiscriminadas no ha parado de crecer hasta dejar unos datos escalofriantes. Detrás de cada una de ellas hay historias de vida interrumpidas, sueños rotos y familias que solo quieren vivir en paz.

1. Más de 500.000 personas habrían perdido la vida bajo las bombas y las masacres indiscriminadas de todas las partes. En 2018 hubo en Siria al menos 20.000 muertes violentas, el menor número desde que empezó el conflicto, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. A pesar de esto, cerca de 1.106 niños y niñas murieron durante los combates en Siria en 2018, el año más mortífero para los pequeños desde que se inició la guerra, según UNICEF.

2. Un niño o niña sirio de ocho años no sabe el que es vivir en paz, salvo que haya podido huir y encontrar refugio en un país seguro en el cual se garanticen sus derechos. Según Save The Children, hasta cuatro millones solo han vivido en un país en guerra y más de la mitad de todos los menores sirios vive en áreas sin acceso a los servicios básicos y a la ayuda humanitaria. Alrededor de 2,1 millones no asiste al colegio y un tercio de las escuelas han sido ocupadas o utilizadas para finalidades militares.

3. Más de 6,5 millones de personas sirias están registradas como refugiadas en otros países, principalmente en Turquía (más de la mitad), Líbano, Jordania, Alemania, Irak y Egipto. Representan un tercio de la población refugiada en todo el mundo, según datos de ACNUR a mitad del año 2018. Continúa siendo el principal país de origen de las personas refugiadas en el mundo, más del doble que el siguiente, Sudán del Sur. En los primeros seis meses de 2018 se registraron más de 228 mil nuevos refugiados de Siria, la mayoría de ellos en Turquía. La cifra de niños y niñas sirios nacidos como refugiados llega ya al millón.

4. Si se suman las más de 6,2 millones de personas desplazadas forzosamente de sus hogares dentro de Siria, el resultado es que más de la mitad de la población ha tenido que huir para salvar sus vidas. A comienzos de 2019, en los campos de refugiados próximos a la frontera con Jordania, continuaban en unas situaciones penosas, con frío severo, falta de asistencia médica, defunción de menores…

5. Aunque la violencia activa disminuye parcialmente, el conflicto continúa. Algunas partes en conflicto como el propio gobierno sirio, con el apoyo de Rusia, llaman al retorno de las personas refugiadas. Sin embargo, poco más de 42.000 personas volvieron a Siria en 2018 y el 85% de las encuestadas no tenían intención de devolver, según el último informe de Regional Refugee and Resilience Plan. Siria ha aprobado regulaciones para facilitar la reconstrucción después del retorno, aunque esto coexiste con las continuas violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas gubernamentales. Persiste el matrimonio precoz, el trabajo infantil, la falta de acceso a la escuela…El proceso político de Ginebra que trata de avanzar las negociaciones sobre el conflicto sirio continúa en punto muerto. ACNUR ha advertido a los gobiernos sobre el riesgo que los retornos se produzcan violando el derecho internacional.

6. Desde que se inició el conflicto en Siria, España ha recibido 18.250 solicitudes de asilo de personas sirias. A pesar de ser una de las nacionalidades con mayor reconocimiento de protección internacional, el Gobierno impuso el visado de tráfico a las personas procedentes de Siria, lo cual ha impedido que puedan llegar a nuestro país sin tener que arriesgar sus vidas. De hecho, continúa siendo una de las principales nacionalidades de las personas rescatadas y muertas en el Mediterráneo. El año pasado 2.775 solicitaron protección internacional en España. De un total de 1.980 resoluciones, 1.835 fueron favorables.

7. A finales de agosto de 2018, más de 90.000 personas estaban en situación de desaparición forzosa, la mayoría bajo la responsabilidad de las autoridades gubernamentales, según Human Rights Watch.

8. Alrededor de 11.700.000 personas necesitan asistencia humanitaria. La financiación internacional de la respuesta humanitaria para el conflicto sirio continúa siendo insuficiente. Sin embargo, Europa destina más de 3.000 millones de euros al hecho que Turquía impida a los refugiados mayoritariamente de este país a cruzar el Egeo.