Encuentro con Edda Pando, activista por los derechos de los persones migradas en Italia

El lunes 1 de abril, la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado (CCAR) organizó un encuentro con Edda Pando, presidenta de la organización italiana Todo cambia (que lleva más de 15 años implicada en la defensa de los derechos de las personas migradas y refugiadas en Italia) y el Eje de Migraciones de la Fede.cat. Pando trabaja con las familias de las personas desaparecidas en el mar y en el análisis de las consecuencias de la externalización de la gestión fronteriza.

La activista, que estos días se encuentra a Barcelona invitada por el programa Ciudades Defensoras de los Derechos Humanos, denunció el genocidio que implica la pérdida constante de vidas en el Mediterráneo, que ya se contabilizan por miles. ‘Hay un plan estratégico que diseña el accionar de la Unión Europea en cuanto a las fronteras. Tenemos los 30.000 desaparecidos al mar Mediterráneo, sin contabilizar los casos que no se conocen. ¿Esto qué es? ¿Un incidente, un fenómeno?’, se preguntó. La organización de Pando habla de la desaparición forzada de estas personas porque se produce con la participación en la gestión fronteriza de varios estados, según la definición de la Convención Internacional sobre Desapariciones forzadas.

Todo cambia trabaja actualmente con un grupo de familias de personas desaparecidas en el Mediterráneo en 2012 e intenta visibilizar su lucha. Son más de 500 familias que no han podido hacer el proceso de luto, que no tienen una tumba para visitar ni un certificado que documente la muerte de los suyos, con todas las dificultades que esto supone, como no poder heredar los bienes de la persona, no poder acreditar la viudez y no poder volver a casarse nunca, entre otros.

Para apoderarlos, ayudar a su conocimiento y reconocimiento mutuo, la organización ha posado en contacto diferentes grupos de familias de personas desaparecidas. ‘Muchas de ellas eran amas de casa, gente que no se preocupaba de la migración. No son activistas, no tienen redes, falta ayuda para que se constituyan líderes entre los familiares’, explicó Pando, que defiende la necesidad que las migradas hablen por sí mismas y se constituyan en sujeto de su propio discurso.

El pasado domingo 31 de marzo se inauguró la 8.ª edición del programa Ciudades defensoras de los Derechos Humanos, que esta edición de primavera invita, además de a Pando, a cinco personas que actúan como activistas en diferentes países y realizarán durante toda la semana actividades de sensibilización a 11 municipios.

El programa Ciudades defensoras de los Derechos Humanos, que gestiona la CCAR junto con otras entidades e instituciones, empezó en 2013 con el objetivo de sensibilizar, más allá de los titulares, sobre las causas de los conflictos que provocan las vulneraciones a los derechos humanos y animar a la ciudadanía de los municipios catalanes a convertirse en defensora de estos derechos. En el programa participan 26 municipios, con el apoyo de 10 instituciones y entidades.